martes, 23 de marzo de 2010

Cobarde

La no comunicación hace que olvidemos las cosas en el día a día y ayuda a encontrar la sensación de tranquilidad.

Es curioso como cuando uno decide pasar página salgan los fantasmas en la otra persona y vea que su egocentrismo dejó de estar alimentado y entonces reaccione.

No quiero un qué tal, no quiero un cómo te va la vida, no quiero ser amigo y no quiero medias tintas. Menos quiero que todas esas preguntas me las hagan a escondidas.

Qué fácil es refugiarse tras un impostor para saber de mí.
Qué fácil es saber quién es con sus preguntas.
Qué difícil es afrontar una vida que no quieres vivir.
Que difícil va a resultar ahora olvidarte de lo bueno.

Qué fácil ser cobarde.

domingo, 21 de marzo de 2010

Hurt

lunes, 15 de marzo de 2010

Taxi!

Muchas han sido mis andanzas en los taxis y el sábado me ocurrió la última que me ha hecho escribir esta entrada. O a mi me pasa todo o el mundo del taxi es algo aparte xDDDD

Lo de la velocidad por Madrid me persigue, todavía recuerdo un amigo mío y yo, calentitos de whisky, cómo teníamos que agarrarnos casi el uno al otro porque nos ibamos de lao a lao en un taxi!!! El tio iba a casi 200 por la Castellana para que no se le cerraran los semáforos. Y digo yo... no nos llevamos los coches para no conducir con tasa de alcohol y luego...¿Nos puede matar el taxista? No jodas!

En otra ocasión iba a casa de un amigo y me tocó el taxista “Torrente”. En cada paso de peatones o semáforo que nos parábamos les soltaba piropos a las viandantes. Y si fueran piropos de los de antes todo normal pero es que lo más bonito que decía era “cómo te comería tol coño”!!!! Díganme ustedes qué cara se te queda con eso :O

Yendo a casa del mismo amigo otro taxista no encontraba su dirección y, a pesar de que yo le dije que estábamos al lado y que me iba andando, el tio insistía en que la localizaba “por sus huevos”. Paró el taxímetro y me tuvo dando vueltas 15 minutos alrededor de la calle de mi amigo sin parar de blasfemar y sin hacerme caso cuando le decía que era difícil entrar al número de la calle porque ese tramo es prohibido. Cuando el tío decidió parar ese “secuestro” me bajó más lejos de lo que estábamos en principio.

Y este sábado... pues no fue nada desagradable pero aún así aluciné. Sin darle al tío ni una palabra de conversación “abrió tema” con la crisis. Qué opinaba de ella, si me había hecho pupita el tema económico, etc.. Y no se en qué momento cambiaron las tornas que terminó presentándose, dándome su teléfono y diciéndome que le llamara si tenía algún “servicio” por la noche o cuando quisiera que él me atendería “encantado”. Después de darme cuenta que el tío estaba ligando conmigo (que me costó enterarme) me bajé del taxi y desde la ventanilla me dijo... “llámame, no te olvides de mí” :OOOOOOOOO

Suelo ir en bus casi siempre porque el metro no me gusta y en taxi alguna vez cuando el bolsillo lo permite y si es cerquita, pero creo que debo empezar a pensar qué será lo siguiente que me ocurra cuando vea una luz verde y levante la mano...

jueves, 11 de marzo de 2010

Pasaba por aquí

Qué de tiempo sin pasarme por aquí! Muchas gracias a toda la gente nueva que se hacen seguidores! No puedo creer que con lo poco que escribo tenga ya más de 3000 visitas. Intentaré escribir más, lo prometo! Pero como siempre decimos, falta de tiempo.

Nos quedamos en darle la bienvenida a este 10 del que ya han pasado 2 meses y medio y la verdad que sin pena ni gloria. A veces, como dice un amigo mío, es mejor decir “bendita monotonía”.

Sigo conociendo tipos, tipetes y tipejos.
Tipos interesantes pero de los que no saltan esas chispas necesarias ni queriendo.
Tipetes, de esos normalitos, bajitos, de ojos oscuros y morenos, de los que me gustan a mi pero que tampoco cuadran (no os quejareis que no doy pistas del “tipete” que me gusta jajaja, eso sí… nunca se cierra a nada uno ni nada es excluyente :P)
Tipejos impresentables que algún día creyeron ser alguien y desgraciadamente siguen pensándolo.

Y quizá esté en una época de pocas travesuras y andanzas. Pero más tranquilo, mucho más tranquilo desde hace unos meses ya. Primero porque donde hubo espinas sólo queda la cicatriz. Segundo porque la edad se va notando :P jeje.

Sólo me queda que aparezca ese príncipe que dicen que nos engañaron con él al decirnos que existía… o al menos algo parecido.

Estoy mimoso, necesito amor* ya.

*aunque es una expresión normal, debo hacerla cursiva por esa peazo amiga que para mi tiene el copyright :P